Las Moscas

El cadáver

de la licencia

con los ojos entreabiertos

lo miraba

desde el piso/ mientras

Juan

se ponía el calzón

y bailoteaba sin intención

la danza macabra

de las alarmas.

- Juan. No te vayas a ofender. Pero ese cadáver ya hizo devolver a Gabriela, la contadora nueva. No podes andar con los colgajos de la licencia muerta por toda la oficina. Sabías que hoy teníamos reunión. En presencia de esa mole putrefacta se nos está complicando bocha para morfar el catering. Hace el favor, Juan. Hace el favor...

Sin embargo

las moscas

la cuentan

diferente.








j.sebastian

0 comentarios:

Publicar un comentario

Público frecuente