8 poemas fáciles de odiar*




Funeral del poema.
Llanto de palabras rotas
Que lamentan la defunción de la estructura.
Un hombre devorado por su anarquismo.
Dos mujeres bellas que se divierten de dolor
En redor del cuerpo inmóvil de un espejo
Inquisitorio.
Nadie sonríe en el funeral del poema.
Nadie respira.
La música de un verso
Viuda de símbolos
Intenta encontrar consuelo en el hombro del mensaje
Y no lo consigue.
La metáfora de la muerte
No entiende de protocolos
Busca un espacio y descansa/ feliz
Porque sabe de la reencarnación
De su espíritu
En las palabras que quiero decirte mañana
Antes de que sea tarde y el año nuevo nos haga huérfanos.
El funeral del poema
Nace de vos
Cuando miras la página
Y piensas:
A dónde irán los pájaros de la rima
Cuando el poema deja de latir.


///


Héroes caídos
Por toda la plaza
Algunos fuman porro
Otros son como plantas
Pero
Todos
Están muertos.
Ese tipo de gente
Me cae bien.
Muy bien.


///


Voy a seguir meando en la calle
Por 23300 años/ quiero decir
Mis próximas generaciones
Lo van a seguir haciendo.
Como tu hermana y tu mamá,
Que ayer las vi.
Pero no te preocupes
Y menos por mí.
Yo voy a seguir meando en las calles
Por 23301 años/ ¿me explico?
Levantemos las calles
(Es propicio para todos).
El amor de tu vida lo sabe,
Ayer me lo contó.
Pero no te preocupes
Ella
Va a seguir meando en la calle
Porque por 23302 años/ me dijo
Va a seguir
Amándote.


///


Si fuera por tu cuerpo no necesitaríamos confianza.
Si fuera por él.
Si de mí dependiera ya seriamos en la vigilia esa sombra incómoda
Que nadie distingue.
Pero te vas y te llevas el poder del sentimiento
El fuego de las palabras verdaderas
Y con eso la seguridad que no defendemos
Por miedo a que se nos muera lo construido minutos atrás.
La fusión de los latidos.
Poros de la mente.
El mensaje escondido entre el acorde y lo que dice la letra.
El acorde de lo que olvidamos.
Un silencio con tu nombre.
Tu nombre en una roca
Bañada una y otra vez
Una y otra vez
Por las olas del amor
Que nos encuentra lejos de la orilla
En la ciudad
Rodeados de los edificios que terror nos regalan.
Porque el miedo como la mentira
Viven en los cuerpos que conocemos,
Que vemos todos los días.
El tuyo y el mío.
Que hoy están lejos
Y se desean
Como las olas a la arena
Y a esa roca con el “te amo”
Que no te animas a escuchar.


///


Las canciones de Jeanett
Encierran ese odioso amor
Que siento hacia todo.
Ahora mismo hay menores siendo abusados.
Estas vos/ actualizas la página pensando en nada.
Estoy yo queriendo escribir algo sobre el odio y la belleza que se sienten simultáneamente hacia todas las cosas en los días de lluvia, en pleno verano.
Pero encuentro otra canción de Jeanett
Diciéndome que todo está perdido,
Que por más hermosa que haya sido la vida del poeta muerto
El mensaje de la rutina es insuperable.
Quiero decir:
El terror que habita en las tacitas de porcelana
Es aún peor que la escena morbosa
Del diablo merodeando tu cuello.
El cover de Carmen Sandiego es excelente.
De Jeanette.
Quiero decir:
Porque es terror contenido en un momento cualquiera.
Como  éste,
Un muchacho ciego que busca perlas
En el excremento infame
De una noche de pánico.
Cambiar de canción.
Eso es:
Debo cambiar de canción.

///

(Hoy
El único poema
Sos vos llorando lejos,
Bien lejos de mi casa.
Hoy
El  único poema
Sos vos.)

///

“Voy a arrancar a mamarme”
Me dije.
“Ya que estoy desocupado”
Proseguí.
“No importa que sean ya
Las cinco y media de la mañana”
No fue culpa del disco de Lira.
Estaba solo en mi casa
Después de mucho tiempo:
Eso tiene más sentido.
“Mira este cover de mierda,
¡Qué lindo le quedó!”
La simpleza.
El despojo.
Todo lo que puede ofrecer el silencio
Decorado de nylon y melodía.
Afuera el patio se ve claro.
Las perras duermen.
Los vecinos también.
Mañana tengo como cincuenta libros para repartir.
Capaz que los dejo para el miércoles,
(Aunque también tenemos que ir a grabar por la mañana)
No importa.
¿Qué estará haciendo Andreína?
No importa.
Total...
"¿A caso vos me elegirías?"


///


La voz solemne del poeta
Me aburre.
La voz solemne del poeta
Se parece a la de Olimpia
Aunque menos hermosa.
Me aburre.
Me gusta que Tuti Curani
Use la palabra “chape”
Y  “pogueando”
Pero la palabra solemne del poeta
Me aburre.
Ni la de Galeano.
Ni Benedetti.
Nunca la de Idea.
Jamás la de Casciari.
(La de él me dan ganas de copiarle).
Pero la voz solemne
Del poeta automático
Me embola.
¿Usaste alguna vez esa palabra?
Es más análoga que hartura
Que tedio...
Todo lo solemne.
Me aburre.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


*Estos poemas fueron escritos entre el 1 y el 6 de enero del año 2016 por Juan Sebastian entre las 2 y las 7 de la mañana.


1 comentarios:

Unknown | 28/12/16 05:41

Esos poemas muertos que resucitan están bien, muy bien.

Publicar un comentario

Público frecuente